Enable JavaScript to visit this website.

fundación

La Calidad puede referirse a diferentes aspectos de la actividad de una organización: el producto o servicio realizado, el proceso seguido, la producción o sistema de prestación del servicio o bien, entenderse como una corriente de pensamiento que impregna toda la organización. Sin embargo, tanto en el ámbito general como en el sanitario, existen unos criterios erróneos acerca de la Calidad y de su control que suponen un obstáculo al necesario entendimiento entre quienes la exigen y los que deben conseguirla.

El concepto de Calidad como herramienta de gestión ha evolucionado a lo largo de los años, desde un planteamiento inicial de Gestión de la Calidad del producto o servicio realizado (planteamiento técnico), y dado lugar a que tanto lo referente a su función como a su ámbito y objeto de control hayan variado hasta nuestros días, cuando la Calidad se configura como un modelo de gestión, planteamiento de Calidad de la Gestión y un estilo de dirección implantado en las organizaciones líderes.

El objetivo fundamental de la Calidad, como filosofía empresarial, es mejorar la competitividad de la Organización a través de la satisfacción de las necesidades de sus clientes. Las necesidades pueden estudiarse según diversos puntos de vista -de la teoría económica, del marketing, de la psicología y de la economía de la salud-, no siempre coincidentes. Desde todos ellos se han aportado contribuciones al conocimiento de las necesidades que debemos considerar al planificar los recursos sanitarios.