La esteatohepatitis no alcohólica y el carcinoma hepatocelular son causados por la citoquina IL-17A asociada a la inflamación metabólica, publicado en Cancer Cell.

Ana Teijeiro - CNIO.

Este estudio contribuye a aclarar la relación entre un factor de riesgo como es la obesidad y la estehopatitis no alcohólica, una enfermedad grave del hígado que puede desembocar a su vez en cáncer hepático. Su autora cree que “si se realizan los suficientes ensayos clínicos”, sus conclusiones pueden ser de una gran aplicabilidad clínica en un plazo de aproximadamente diez años.

Nuestro equipo considera que estos hallazgos pueden ser muy importantes para los pacientes, ya que hemos descubierto los mecanismos celulares que anteceden a estas dos enfermedades. Conociendo esto, podremos prevenir el desarrollo tanto del cáncer de hígado como el de la esteohepatitis y establecer tratamientos eficaces y personalizados”, señala la investigadora, quien destaca que el estudio ha permitido determinar que una proteína, la citoquina IL-17A, puede ser un marcador no invasivo para la detección anticipada de estas enfermedades a través de un análisis de sangre. Identificar los eventos iniciales de estas patologías es de gran utilidad para poder diagnosticarlas a tiempo, cuando aún no es demasiado tarde para establecer tratamientos efectivos.